Descubra nuestro monastero

Debido al ingreso de tres nuevos postulantes en los últimos meses, tenemos que realizar un gran gasto para la restauración de nuestro monasterio : Reparación de los tejados, de goteras, de fontanería, de albañilería, etc. Si bien es cierto que no hacemos petición de fondos sino muy raramente, para realizar las obras necesarias para la vida de la comunidad; hoy tenemos que decidirnos :

NECESITAMOS SU AYUDA FINANCIERA

Porque sin ella no puede haber vida religiosa. San Pablo expresa esta necesidad en una de sus cartas : “Que el mismo Dios de la paz os haga enteramente santos y que os guarde perfectamente el espíritu, alma y cuerpo para que seáis irreprochables cuando venga Nuestro Señor Jesucristo.” Y, en el mismo sentido, Gustave Thibon decía cum grano salis : La tierra no necesita a la rosa, pero la rosa necesita la tierra.

Referencias bancarias en la columna derecha (o al final de la pagina)

VISITA AL MONASTERIO DE SANTA CATALINA DE SIENA

¡Las primeras imágenes muestran claramente
la necesidad de iniciar trabajos en el techo y otras partes!

¡Afortunadamente la visita mejora según avanzamos!

Finalmente llegamos al claustro

“Lo importante es colocar por encima de todo y ante todo la fuerte vida cenobítica según la Regla, con el Opus Dei (la liturgia), razón de ser de nuestra vocación, con la preferencia en la vida de clausura, con el apego fiel a la autonomía y a la estabilidad, con la constante aplicación a la Escritura, a la teología, a la patología, con el celo de las observancias, sobretodo con la profunda y suave caridad.” (La doctrine monastique de Dom Romain Banquet, p. 36, para seguir el articulo : DM).

EMA5275-e1607004969722

Los santos patronos de nuestra iglesia conventual nos acogen en la clausura ! La Santísima Virgen María en su inmaculada concepción, san Andrés Apóstol y san Francisco de Asís.

Pasillo que accede a la iglesia conventual donde hacemos la estación para prepararnos a la santa Misa y a las Vísperas

Nuestra iglesia conventual donde celebramos el aniversario de la dedicación el 25 de noviembre, que los capuchinos celebraban antes que nosotros desde 1614.

“La historia del monasterio Santa Catalina de Siena, es una historia de fidelidad a la antigua liturgia tradicional, codificada más tarde por el Papa San Pío V, y que nosotros celebramos exclusivamente tanto al interior come al exterior del monasterio.”

“El homenaje de la alabanza es una necesidad social. Toda la razón de ser la vida monástica, es la celebración de la Obra de Dios.”

Pasillos de las celdas, alas Este y Sur

“San Benito hacía que los monjes se acostasen « en un mismo lugar » en dormitorio. Él quería que los hermanos de armas no se separasen, ni siquiera durante las horas de la noche. Actualmente el dormitorio está dividido en celdas. Es una relajación de la austeridad primitiva, pero es también un medio para favorecer el silencio y la contemplación.” (DM p. 118)

Oración antes des estudio de los textos sagrados

“Nuestro Padre San Benito ha establecido la lectura entre los intervalos del Oficio.”

“El falso liberalismo, el racionalismo, el naturalismo, el modernismo, todas deformaciones de la ortodoxia y des espíritu cristiano se infiltran por todas partes. Es como un vértigo universal y contagioso.”

“Nuestro Señor suscita y establece nuevos monasterios, no solamente para recordar la idea de santidad, sino también para tener lugares dedicados a la pura ortodoxia y a la sana doctrina. Si no somos genios, yo quiero que seamos ortodoxos inmaculados.” (DM)

“Durante la comida, no debe de faltarle la lectura a los monjes.”

“En los monasterios más antiguos, la arquitectura des refectorio imita fielmente la arquitectura de la iglesia. ¿ Para qué si solo se tratase de comer el escaso alimento de la austeridad monástica ? ¿ No es a causa de la Palabra de Dios y de la oraciones especiales que preceden y siguen al almuerzo ? Yo lo creo.” (DM)

El claustro da acceso a todas las partes del monasterio, situado en el centro, pero también es el lugar donde les hermanos pueden caminar recogidos en el silencio. Su aspecto apacible invita a huir de las prisas que perturban al espíritu de oración continua.