LLAMADA DE LOS BENEDICTINOS DE LA INMACULADA

La casa de San Juan: antes.

La casa de San Juan: antes.

PAX IN MARIA

Queridos Amigos,

Hace 2 años, gracias a su ayuda, hemos podido rehacer el techo y la fachada de la casa llamada de San Juan, que deberá darnos 3 celdas suplementarias, un refectorio y una cocina separados y un Capítulo para las reuniones de la comunidad. Vean adjunta la transformación. Pero eso no es más que el exterior.

Casa de San Juan: después.

Casa de San Juan: después.

Ahora estamos restaurando el interior, donde todo está por rehacer: revestimientos, pintura, fontanería, electricidad, calefacción, sin contar puertas y ventanas.

Soy muy consciente de que la situación financiera de muchos de ustedes es difícil y que numerosas comunidades les piden legítimamente a diestro y siniestro para sus obras de apostolado.

Sin embargo, aprovecho la gracia de la Cuaresma y la invitación de la Iglesia a la penitencia y a la obras de misericordia para atraer su atención y su corazón sobre nuestra comunidad y sus necesidades vitales.

El futuro refectorio.

El futuro refectorio.

Ustedes saben la grandeza y la necesidad de la oración no solamente para cada cristiano sino también para la salvación del mondo. Y “ el monje es el hombre de la oración”, decía  Dom Gerard. Gustave Thibon añadía: “ El alma contemplativa no es una urna cerrada. Más allá de las palabras y de los gestos e incluso de los pensamientos y de los sentimientos, distribuye los tesoros que extrae del cielo. Estos hogares de vida interior tienen irradiaciones secretas que cambian la temperatura ambiente. Pues orar no es solamente pedir a Dios esto o aquello, no es tampoco ocuparse exclusivamente de su salvación personal, es abrir las compuertas  por donde penetra la gracia, es permitir a Dios circular por el mundo. Y allí donde esta circulación se ralentiza o se detiene, la vida temporal se seca y se gangrena como un miembro al que la sangre no irriga. El monje inmóvil en su celda y solo delante de Dios abraza y penetra toda la extensión del espacio y del tiempo: su oración, cayendo sobre los hombres, actúa más sobre el ser que sobre el parecer y esta infiltración divina es demasiado profunda y demasiado pura para que un pensamiento de aquí abajo pueda captar sus caminos. Por tanto ¿ quién se atrevería a asimilar la comunión de santos a un fenómeno sociológico? Es la intersubjetividad absoluta que, más allá de los signos sensibles, une las almas en la pura interioridad de su origen”. Y otro autor añadía:  «Se habla del “vacío “ de la existencia de los monjes. Pero es un vacío como los poros en el organismo humano, por este vacío es como el mundo respira a Dios».

“ La celda es el vestíbulo del cielo, es el segundo santuario”. Dom Romain Banquet

Estas palabras sublimes manifiestan infinitamente más de lo que yo pueda expresarlo la importancia de la vida contemplativa y la necesidad vital de conservarla con una ayuda temporal sin la cual no se puede ni desarrollar ni intensificar. Los monjes están al mismo tono del Dios a quien rezan y sirven, « este Dios de los Ejércitos que se ha hecho el Dios desarmado», que hace depender lo más elevado de lo más bajo, lo superior de lo inferior, pues si la tierra no necesita de la rosa, la rosa sí necesita de la tierra.

La oración es la obra por excelencia. Precede todo apostolado, al que sostiene secretamente y eficazmente. Pero sin la ayuda de ustedes no puede crecer y florecer bajo el cielo de este mundo que debe salvar del mal y de la desgracia.

Les agradecemos de antemano de todo corazón la ayuda caritativa que quieran aportarnos. Nuestra gratitud se expresa particularmente por la misa que celebro todos los meses por las intenciones de todos nuestros bienhechores. Que Dios les bendiga, a ustedes y a sus familias. « Da de tus bienes, decía Tobías, y no vuelvas tu rostro de ningún pobre; pues así sucederá que el rostros de Dios no se volverá de ti»  (Tb 4, 7-8)

This entry was posted in Non classé. Bookmark the permalink.

One Response to LLAMADA DE LOS BENEDICTINOS DE LA INMACULADA

  1. Pingback: Un appel de Carême des Bénédictins de l'Immaculée - Riposte-catholique

Comments are closed.