21 de marzo : la erección canónica del monasterio de Villatalla

„1-«Estáis muertos y vuestra vida está  escondida en Dios con Cristo» Col. 3,3

«Estáis muertos y vuestra vida está escondida en Dios con Cristo» Col. 3,3

Acogida de Mons. Borghetti en la plaza del pueblo.

Acogida de Mons. Borghetti en la plaza del pueblo.

Este 21 de marzo, fiesta del Tránsito de nuestro Bienaventurado Padre San Benito: Día de gracia y de alegría en Villatalla. Mons. Guglielmo Borghetti vino a erigir nuestro monasterio en Instituto de Vida Consagrada de derecho diocesano durante la misa solemne celebrada en el rito tradicional por el antiguo vicario general de Mons. Oliveri, Mons. Giorgio Brancaleoni, con la iglesia llena de fieles.

A la entrada de la iglesia: bendición de los fieles y del clero.

A la entrada de la iglesia: bendición de los fieles y del clero.

Estuvieron presentes una quincena de sacerdotes de la diócesis y varios de diócesis vecinas amigos de la comunidad. El señor alcalde con su banda tricolor y el mariscal de los carabineros acompañado de su segundo, representaron las autoridades  oficiales de la comarca. Nuestros vecinos y numerosos fieles, amigos y oblatos asistieron y se unieron de corazón y por la oración a la gracia de esta ceremonia tan bella y conmovedora en el curso de la cual el Padre Jehan y Fray Antonio renovaron sus votos solemnes monásticos, mientras que Fray Mariano prometió obediencia, conversión de costumbres ( castidad y pobreza) y estabilidad por tres años.

«Recibidme, Señor, según vuestra palabra y viviré y no seré confundido en mi espera» (Ritual de profesión)

«Recibidme, Señor, según vuestra palabra y viviré y no seré confundido en mi espera» (Ritual de profesión)

Durante su homilía, Mons. Borghetti desarrolló con elocuencia la definición de monje que da San Benito, “un buscador de Dios”, de este Dios a quien el monje ha dado absolutamente toda su vida. He aquí un extracto, en el cual se puede admirar su profundidad:

«La etimología del término “monje” significa el que está “solo”. Entonces uno se pregunta legítimamente: ¿por qué la Iglesia Católica debe apoyar la vocación de aquél que quiere “permanecer solo”? ¿No sería más útil orientar las vocaciones hacia una vida más parecida a la de las parroquias, sobre todo hoy día en que los sacerdotes son siempre menos numerosos?

En realidad, si consideramos la vida monástica, vemos que tiene una importancia particular en la vida de la Iglesia, como lo ha señalado siempre el magisterio petrino. El hombre, por naturaleza, tiene una dimensión religiosa que no puede suprimir y que orienta su corazón a la búsqueda del Absoluto, de Dios, de quien siente más o menos claramente o confusamente una insaciable necesidad.

Bendición del nuevo profeso.

Bendición del nuevo profeso.

Cuando en el transcurso de los acontecimientos de la vida aflora esta necesidad a la conciencia, hace del hombre un buscador de Dios. Para San Benito éste es el signo fundamental y el criterio de una auténtica vocación monástica. En el medio cristiano, esta búsqueda se convierte en la “Sequela Christi”, es decir “el camino que conduce a Dios”, en la escucha obediente a su Palabra de gracia, de verdad y de vida.

El monje no es pues un hombre solo sino un hombre que a través de la soledad de su estilo de vida, pone en el centro de todo, a Dios Creador del Cielo y de la tierra, Dios autor de la gracia que da sentido a  la vida presente y futura, a la vida que continuará después del pasaje crucial de la muerte y de la degradación del cuerpo mortal. La vida y la muerte son asumidas en la esperanza del Reino. Éste es el sentido de la famosa visión que San Benito tuvo, cuando contempló el mundo entero condensado en un único rayo de luz que le unía a Dios: todas las realidades creadas son asumidas y transfiguradas en su relación íntima con Dios.

La búsqueda de Dios es pues lo que  define al monje y constituye el eje sobre el que reposa su vida de oración, de trabajo y de ejemplo para todos nosotros  que estamos en el mundo sin ser del mundo».

Después de la liturgia solemne y grandiosa de la oración vino la liturgia también sagrada de la amistad con un aperitivo. Son los ágapes alegres en los que se encuentran todos los que se han unido en el silencio maravilloso de una misma comunión sagrada.

Una parte del clero attorno a Mgr Borghetti.

Una parte del clero attorno a Mgr Borghetti.

se puede ver una galería con más fotos aquí: https://goo.gl/q2VD9l

This entry was posted in Non classé. Bookmark the permalink.

One Response to 21 de marzo : la erección canónica del monasterio de Villatalla

  1. Pingback: Les Bénédictins de l'Immaculée sont érigés canoniquement - Riposte-catholique

Comments are closed.