Campamentos scouts en Villatalla

El grupo San Benito de la parroquia San Sinforiano de Versalles con su capellán

Durante el mes de julio, ciertos grupos de scouts unitarios de Francia han venido a acampar en Villatalla. El fin del escoutismo es, en el cuadro de una vida de equipo, aprender a ser hombres y cristianos tanto más virtuosos cuanto el mundo en el que viven es decadente, agresivo y contrario a la ley de Dios.

El servicio: un trabajo benévolo en equipo

Los tres ejes de la vida “scout” son la aventura, el servicio y la oración. La aventura es como el exilio, es exterior pero también interior. El servicio: los scout han afrontado con valentía, coraje y fortaleza los trabajos del monasterio: recoger y cortar leña, ordenar y transportar materiales, cortar el césped, raspar los muros, trabajar con la perforadora neumática, etc… La oración, es común y personal, en la escuela del santo Sacrificio de la Misa, cumbre hacia la cual tiende la acción del scout y de todo cristiano y, al mismo tiempo, fuente de la que procede toda virtud. El campamento se desarrolla en dos actividades: la vida en el campamento y la marcha. Les hemos visto trabajar con efectividad y caminar en marcha a través de todos los caminos de las altas montañas hasta Turín. Aquí, en Villatalla, su presencia ha sido el bello testimonio de una juventud disciplinada y alegre para la que Dios es el centro y la luz de toda su vida. Una señora de Villatalla me ha dicho de ellos: “ dica loro che sono ragazzi meravigliosi”, “dígales que son jóvenes maravillosos”.

El grupo del B. Piergiorgio Frassatti de Chalon-Sur Saône en el
santuario de Nuestra Señora de las Nieves en lo alto del pueblo

La presencia de scouts en este tórrido mes de julio ha aportado al pueblo un viento fresco de juventud, de rectitud y de alegría cristiana. Que Dios les bendiga y que nuestra Señora de los Ángeles, patrona del santuario, a los pies de la cual han acampado, les guarde fieles a su promesa de scouts.

This entry was posted in Non classé. Bookmark the permalink.