Solemnidad de San Benito en Villatalla

DSCN0082

Mgr Giorgio Brancaleoni, vicario general, en el santo altar

11 de julio, jornada de alborozo en nuestro monasterio. Como todos los años, en este día celebramos la Solemnidad de San Benito. La iglesia está llena para la celebración de la Santa Misa  en el rito tradicional, oficiada por el vicario general, Mgr Giorgio Brancaleoni, asistido por diácono, subdiácono y otros oficiantes. Entre los fieles están nuestros vecinos y este año contamos con la presencia de scouts unitarios de Francia, además de una docena de sacerdotes de la diócesis que han venido a nuestra festividad.

DSCN0121

La foto de recuerdo

DSCN0129

El almuerzo festivo bajo los parasoles

Después de la ceremonia, nuestro oblato secular, fray Angel-José, nos sirve una almuerzo campestre en el prado situado detrás de la iglesia, ayudado por piadosas mujeres de la parroquia.

El Reverendo Padre Prior agradece a todos los que, en el cielo y en la tierra, han cooperado al éxito de esta bella jornada dedicada a San Benito y pide a todos oraciones para que el Señor nos envíe santas vocaciones.

DSCF0098

Nuestro gran patriarca San Benito de Nursia

En esta ocasión, hacemos nuestros los pensamientos y la siguiente oración, de una gran actualidad, que Dom Gérard, hace treinta y cinco años, dirigió a los amigos del monasterio:

“Hace unos 1500 años se levantó sobre el trágico horizonte de las grandes invasiones la figura resplandeciente de San Benito, patriarca del los monjes de occidente.

Su vida, colmada de milagros, fue un desafío al mundo, que se parece un poco al nuestro por su crueldad, víctima de la agitación y del caos. San Benito hizo reinar a su alrededor la bondad, la dulzura y la piedad filial. Sus discípulos llenaron Europa de monasterios, enseñaron a los pueblos el arte de rezar y de trabajar por Dios con la esperanza del cielo”.

Que la protección de nuestro gran patriarca, queridos amigos bienhechores, se extienda como un manto de paz sobre vosotros, sobre vuestras familias y vuestras casas y sobre todo, que él nos inspire un vivo deseo de servir a Dios y una inmensa confianza en su providencia”.

This entry was posted in Non classé. Bookmark the permalink.