La oblatura monástica

Nuestros oblatos australianos

Desde la fundación de nuestro monasterio, el dos de julio del año 2008, bastantes de nuestros amigos y de nuestros fieles han manifestado su deseo de poder incorporarse a nuestra comunidad monástica mediante la oblatura. Incluso un grupo muy fervoroso de doce de ellos ha sido formado en Sidney, Australia, por el Padre Wong, de la Fraternidad de San Pedro, a quien hemos dado delegación para ello.

Nuestro oblato secular, fray Angel-José, con su perra Pepa

Por supuesto, tenemos oblatos italianos, franceses y suizos que se han afiliado espiritualmente a nuestra familia de Benedictinos de la Inmaculada. Un oblato que viene de América Central, fray Angel-José, ha querido vivir de una manera más intensa su oblatura; vive en una pequeña casa, acompañado de su perra y de tres canarios que alegran la única calle del pueblo. Se une a la oración litúrgica de los monjes y da una gran parte de su tiempo al servicio de nuestra comunidad desempeñando los cargos de cocinero, sastre y responsable del gallinero.

Se puede admirar e incluso venerar el ideal monástico benedictino pero ¿ qué puede aportar a simples cristianos ya consagrados a Dios por su bautismo y llamados a la santidad? Pues bien, la misma Regla de San Benito nos lo enseña; ella es efectivamente una escuela donde se aprende a usar al Señor (Domini schola servitii). “La oblatura, escribía el Reverendísimo Padre Dom Gérard, es ante todo un espíritu, es el espíritu de San Benito, un espíritu muy simple, enraizado poderosamente en los primeros años  del cristianismo, que puede fácilmente expandirse del tronco hasta las ramas más alejadas… El espíritu benedictino lleva al monje a buscar a Dios de una manera obstinada y concreta, a organizar toda su existencia según la voluntad de Dios, bajo la mirada de Dios, para el servicio de Dios”. En este mismo espíritu, la Regla guía y lleva a nuestros oblatos a organizar toda su vida en una alabanza a la Gloria de Dios y para la salvación y la santificación de sus almas.

This entry was posted in Non classé. Bookmark the permalink.