Peregrinación Summorum Pontificum

5SPOEn el cuadro del año de la Fe, el Coetus Internationalis Summorum Pontificum ha organizado del 24 al 27 de Octubre su segunda peregrinación a Roma. Debido al contexto de persecución (la palabra no es exagerada) que sufren la Congregación Apostólica de Franciscanos de la Inmaculada y su fundador ed Padre Stefano Manelli, hemos creído un deber participar activamente en esta peregrinación, dirigida por el Abbé Claude Barthe, para apoyar la causa de la Tradición y particularmente el derecho absoluto del uso del Rito Tradicional de la Santa Misa. Durante cuatro días han tenido lugar Santas Misas Pontificales, Vísperas, Via Crucis, rezo del Santo Rosario, mesas redondas y encuentros oficiales.
DSCF0056

El Cardenal Castrillón Hoyos celebra el Santo Sacrificio
de la Misa Pontifical en el altar de la Cátedra de San Pedro.

Esta peregrinación ha sido la ocasión de renovar la piadosa visita de las cuatro grandes Basílicas Romanas ; el Reverendo Padre Abad de San Pablo Extramuros nos ha hospedado muy caritativamente durante toda nuestra estancia en Roma.

En la cueva de Subiaco : oración a los pies de San Benito.

También ha sido la ocasión de hacer una peregrinación a los orígenes de la vida benedictina: la cueva de Subiaco, en la cual habitó San Benito durante tres años donde, según relata San Gregorio, “vivía solo bajo la mirada de Aquél que habita en lo Alto. El Santo Varón crecía en virtudes y milagros y muchos se le unieron para

DSCF0027

La Comunidad delante del Monasterio San Benito de Subiaco.

servir al Dios Todopoderoso”.

En el camino de regreso a Villatalla, nos detuvimos en Nursia, donde nacieron San Benito y su hermana Santa Escolástica. Es aquí donde, 200 años después de la expulsión de los monjes por Napoleón Bonaparte, el RP Cassien Folsom y su comunidad han establecido de nuevo la vida monástica tradicional con la fidelidad a las observancias y a la Tradición Litúrgica. La acogida fue más que fraternal : salimos con los brazos cargados de regalos, entre los cuales había un cartón de su famosa cerveza, apreciada hasta por el Papa Benedicto XVI.

Si usted desea comprar su cerveza puede ir a página de internet de los monjes de   Nursia.

Recuerdo de nuestro paso por el Monasterio de Nursia.


This entry was posted in Non classé. Bookmark the permalink.